lunes, 13 de enero de 2014

La transmisión de los mitos


Cabe significar que los mitos han cumplido importantes funciones sociales. A menudo se ha resaltado que a través de ellos se han podido asentar principios morales que, traspasados de generación en generación, han acabado fortaleciendo la existencia y la cohesión social. Si los mitos conocidos no han caído en el pozo del olvido es porque todas las culturas y tradiciones se han preocupado de conservar su esencia, ya sea afianzándola en los círculos más inmediatos, ya sea procurando, dentro de lo posible, su máxima expansión.
Dentro de la segunda categoría, es preciso subrayar el papel que han jugado los que se han venido en llamar "profesionales de la oratoria y de la memoria". En situaciones y tiempos de escasa o nula tradición escrita, se trata de aquellos elementos de cada sociedad que, generalmente respetados y admirados por el colectivo, han asumido la responsabilidad de evitar la dispersión y la posterior pérdida de los relatos tradicionales. Desde los hombres sabios de las tribus hasta los poetas, pasando por los sacerdotes y los expertos en el arte de la profecía, siempre se ha contado con la inestimable actuación de aquellos que, apoyándose sobre todo, en la transmisión ora, se han propuesto conservar los valores y conocimientos que subyacen en las historias mitológicas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario